A girl like me

Ryan Reynolds: “Nunca pensé que alguien vería esta película”

Posted on: 6 octubre, 2010

<<< Entrevista en diario Clarín >>

“Nunca pensé que alguien vería esta película”

 
05/10/10

Entrevista exclusiva. Ryan Reynolds protagoniza “Buried” (“Enterrado”): es el único actor, encerrado en un ataúd durante los 95 minutos de la película que se estrena el jueves. Secretos de un rodaje increíble.

Por Pablo O. Scholz –  TORONTO Enviado Especial

A ver: la película que se vio en el Festival de Toronto se titula “Enterrado”, dura 95 minutos y el único que actúa es él, que interpreta a un chofer de camiones, secuestrado por insurgentes en Irak y enterrado vivo. En el ataúd le dejan un Black Berry y un encendedor. El, sentado aquí y sonriente, es Ryan Reynolds.

Muchos pensarán “Má sí, que se muera enterrado”, pero a poco de hablar con este canadiense se comprende por qué tiene tanto carisma… y se entiende que una de las mujeres más deseadas del planeta (Scarlett Johansson) esté a su lado desde hace dos años.

“Estoy feliz aquí con la película. No me imaginaba esto hace un año. Con todo respeto, nunca pensé que alguien vería esta película. Cuando recibí el guión de Chris Sparling, le dije a Rodrigo Cortés (el director): “Esto NO puede ser una película”. Es una obra atrapante, su guión era increíble, pero era totalmente imposible filmarla. Desde el punto de vista técnico, no había oído de nadie trabajando con esos desafíos técnicos. Entonces, dije que no.

¿Y? Y después Rodrigo me escribió una carta que era un poco más larga que el guión de Chris (se ríe) en la que me decía esencialmente que podía hacerlo, cómo lo haría y por qué. Y tenía todo lo que uno puede oír para sacar adelante algo como esta proeza de ingeniería. Nos vimos y a los cuarenta minutos nos dimos las manos, nos abrazamos y le dije: “Nos vemos en Barcelona”.

“¿Hablás español?”, le preguntamos en español. “Aprendí un poco. Sobre todo malas palabras”. Decí alguna. “No, no. Lo impresionante es lo brillante que es Rodrigo, él aprendió inglés hablando conmigo en el set. Pero teníamos una especie de diálogo sin palabras. Teníamos esa extraña conexión psíquica en el set. Podía decir: ‘Estoy pensando que sería una buena idea’. Y filmábamos y nunca me decía en realidad qué había pensado. Simplemente había que sentirlo”.

¿Hiciste alguna preparación o investigación para el papel? “Es una situación tan absurdamente extraordinaria que no se puede hacer nada. Me encanta la preparación, pero estaba evitando activamente todo. Específicamente porque quería experimentar mucho de todo esto por primera vez en cámara, y Rodrigo… Tal vez en lo que no estuvimos de acuerdo fue en lo del ensayo. Rodrigo quería que ensayara. Y lo que hacíamos era un juego de confianza. Yo confié en él para guiar en esta batalla que es una película interesante y peligrosa. Y él confiaba en que yo haría mi papel. Y entonces dijo: ‘OK. No ensayemos’.”

¿Antes eras un tipo claustrofóbico? “En realidad no. Bueno, no más que el tipo medio. Creo que todo el mundo es un poco claustrofóbico en esas circunstancias. Es loco”.

Algo extraño sucedió en el primer día de rodaje, Reynolds -que lleva un tatuaje de un cañón en su muñeca izquierda, “una boludez de cuando uno es chico, que ahora me complica los rodajes”, confiesa… literalmente perdió la voz. “Y como la película se filmó tan rápido, no tenía tiempo para recuperarme…

Y no se puede doblar en un filme como éste. Tuve que seguir manteniendo mi voz destruida. Y por eso tenía que gritar cada mañana, hasta que se me iba nuevamente la voz y volvía a trabajar”.

Ok, nada de ensayo. ¿Investigaste algo respecto del camionero contratista en Irak? “No demasiado. Sé que parece una forma perezosa de abordar algo tan difícil y exigente como esto, pero sólo quería saber la menor cantidad de detalles posible. Quería saber lo que sabía ese tipo, que en realidad es casi nada. Le dan un número de seguridad, le dan algunas ideas básicas de los peligros que hay, pero nada como esto. Y es un tipo común y corriente: no es Spiderman. Es un tipo que se despierta en esta situación imposible y hace todo lo que haría un tipo normal para salir. Era lo único que tenía que preocuparme. Me preocupaba mucho más el hecho de que toda la película es en primer plano. Para un actor es una locura…”

¿Por qué? “¡Porque no se puede hacer trampa! Con la cámara acá (señala con su mano a pocos centímetros), no hay nada que pueda hacer. Cada momento tiene que ser auténtico, o perdés al público. Hay que sentirlo. La película es una experiencia visceral. No es mental. Al menos para mí, no es algo para observar. Y lo vi en las proyecciones, el público empieza a inclinarse en su asiento y cuando termina la película están todos en un ángulo de 45 grados. Pero como actor, es muy duro, no hay otro actor al que se pueda panea si yo arruino las cosas en un momento. Estoy solo. Tenés que estar convencido de que podés sacar esto adelante”.

A ver, rodar diecisiete días encerrado en un ataúd no debe ser muy cómodo. ¿Cómo fue la filmación? “Todo es como un paseo comparado. No sé. Confío en que puedo tener cuatrillizos a esta altura y puedo hacerlo perfectamente después de esta película. Fue una filmación difícil. Pero bueno. Te prepara para cualquier cosa. No voy a volver a quejarme… Imaginate: el ataúd, digamos de seis lados, con uno que faltaba para poder filmar. Pero ese lado lo llena el equipo de cámaras. O sea que estaba en el cajón y no había nada alrededor. No hay aire fresco, uno no camina. Y a medida que la película avanza la situación se vuelve cada vez más terrible. Finalmente, estoy tocando la parte superior del ataúd con la nariz y no hay manera de salir ni de esconderse, y me llevaba como 10, 15, 20 minutos entrar. O sea que no podía salir porque alargaba mucho las cosas. Los últimos cinco días estuve prácticamente todo el tiempo en el ataúd. No podía salir mucho, sólo para almorzar”.

Después de haber rodado “Linterna Verde”, y películas como “Enterrado”, ¿cómo te sentís como actor? “Me siento afortunado. Tengo la suerte de hacer películas como “Enterrado”, y después hago una súper-película de 150 millones y medio, y luego vuelvo a una más pequeña. Es un lugar muy bueno para estar. Pero no tengo una ecuación sobre cómo llegué ahí. Sé que tengo suerte”.

¿Y tenés algún plan? “Mi plan es no tener muchas expectativas. Es una gran una receta. Uno siempre busca algo que no hizo o que quiere hacer. El escenario es el siguiente: mi éxito en esta industria ha sido pulgada a pulgada… Como lo hice mucho tiempo y con mucha lentitud nunca tuve esa fama meteórica de la que a muchos les cuesta salir. Llegando a mis 35 estoy muy agradecido. No cambiaría nada”.

Qué vivo, con la esposa que tiene…

Teniendo la misma profesión con tu esposa, ¿comparten opiniones sobre lo que hacen? “Creo que es algo muy normal para un matrimonio hablar del trabajo. Te tiene que interesar. Creo que todas las parejas lo hacen. Dicen: “hola, ¿qué pasó?” Y das detalles y se interesan por sus vidas”.

Para Reynolds “Enterrado” es un “thriller psicológico. Es viral, algo que se te mete en el sistema. En un gran thriller uno, por empatía, se pone en la posición del protagonista. Uno piensa: ¿Qué haría yo si estuviera en esa posición?” Pregunten qué haría uno en la posición de Ryan Reynolds.

Bueno, ya se lo imaginan.

http://www.clarin.com/espectaculos/pense-alguien-veria-pelicula_0_347965375.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: