A girl like me

Ryan Reynolds: “Con Buried logré algo especial”

Posted on: 29 octubre, 2010

Ryan Reynolds: “Con Buried logré algo especial”


Su más reciente película muestra a un civil en medio de la guerra. Y para contar esta historia, Ryan desafió el encierro en un ataúd durante varias horas de filmación durante 17 días.

    Fabian W. Waintal – Octubre 2010

El solo hecho de soltar el último botón de la camisa para aflojar un poco la corbata azul, refleja la informalidad de Ryan Reynolds. Con toda la atención pública desde que se casó con Scarlett Johansson, junto con el éxito en cine con Sandra Bullock y The Proposal, o la entrada al mundo de superhéroes con Wolverine y la próxima versión de Green Lantern, todavía no despierta a la realidad. Ya es una verdadera estrella, aunque él no lo quiera reconocer. 

Más allá de las comedias, más allá de las superproducciones, la humildad también lo llevó a aceptar el desafío de viajar hasta Barcelona para filmar con el director español Rodrigo Cortés la película Buried, sobre la historia de un civil que en medio de la Guerra con Afganistán, es enterrado… vivo.

¿Teniendo fama gracias a las comedias románticas, el cine de acción y ahora con un thriller… qué es lo que busca realmente del cine?

Realmente busco variedad. Y tengo suerte. Yo nunca tuve un éxito meteórico al principio de mi carrera. Estoy grande. Me están llegando bastante tarde las mejores oportunidades, porque hoy en día los jovencitos de 20 años son los que se convierten en estrellas de cine. Yo tuve que ir ganando camino centímetro a centímetro, lentamente. Hice películas que no funcionaron, pero recaudaron lo suficiente como para continuar. Después crecí y pude pasar de un género a otro, para encontrar diferentes éxitos. Es por eso que me permiten ir de una producción independiente como Buried a la superproducción de Green Lantern.

¿Se siente una superestrella, desde su propia perspectiva?

No lo sé. No tiene sentido creer algo así. De verdad. Hay demasiado negocio dentro del mundo del espectáculo, hay muchísimo marketing para asegurarse que aparezcas en la portada de una revista o que nuestras películas se mencionen en programas como American Idol. De eso se trata todo y es algo que yo realmente no puedo controlar. No tengo ninguna relación en ese sentido. 

¿Le gustaría trabajar con algún actor en particular?

Estoy por trabajar con Denzel Washington, uno de los mejores. Tiene cintas donde literalmente podría repetir en mi mente, escena por escena, con los ojos cerrados. Tom Hanks es otro de los grandes. Creo que es nuestro más moderno Jimmy Stewart.

¿Actrices?

¿Actrices? Meryl (Streep), por encima de todas. Por suerte ya borré de mi lista a Betty White (con quien trabajó en The Proposal). Últimamente estoy viendo gente grande que pasa a un primer plano, otra vez. Y eso es genial.

¿Alguna vez lo veremos en una película con su esposa, Scarlett Johansson?

No descartaría trabajar con mi esposa, pero tampoco apostaría por algo así. Tradicionalmente, muy raras veces se percibe como algo muy bueno.

¿Es cierto que en la escuela secundaria lo reprobaron en la clase de drama?

Sí. Es cierto que me reprobaron en la clase de drama de la escuela, pero no fue por falta de ganas. Raramente iba a clases y probablemente esa haya sido la razón por la cual no aprobé.

¿Y también es verdad que, en un principio, casi renuncia a la actuación?

También es cierto. Cuando era adolescente abandoné la actuación y fui a trabajar a un depósito desde la medianoche, hasta las ocho de la mañana. Después me fui a Los Ángeles para unirme a un grupo de improvisación de comedia, que tampoco funcionó. Luego me conseguí un representante y de alguna forma empezaron a llegar las audiciones. Por esa razón me quedé con la actuación.

Estando tan cerca del mundo del cine, ¿qué estilo de películas le gusta ver?

Me encanta Rope, la quiero hacer en teatro algún día. Es como un sueño protagonizarla en Broadway. Y también Hitchcock, porque siempre buscó un desafío narrativo que se mezclaba con otros retos técnicos. Todas sus películas me parecen interesantes, en especial las de suspenso, son muy psicológicas. Se te meten en la mente como un virus. Y con Buried sentí que el director Rodrigo Cortés jugó bastante con los mismos trucos de Hitchcock, en una versión moderna.

¿Qué pensó cuando vio Buried por primera vez, como espectador?

A diferencia de otras películas, fue más fácil de olvidar que en la época que volvía a casa después de un día de rodaje. También me impresionó que la fuera a ver tanta gente (ríe). Si alguien te dice: “Voy a ver una película de alguien encerrado en un ataúd”, seguramente te van a desear suerte, porque es algo imposible. Verla en Sundance, por primera vez, resultó una experiencia increíble. Jamás imaginé que podía llegar a encontrar público. 

¿Qué opina sobre una posible nominación al Óscar por este filme?

No sé. Es algo que ya no depende de mí, tiene que ver con alguien más. Como te decía antes, ya bastante contento estoy con el lugar adonde llegamos. Todo lo que pase de ahora en adelante, es como la cobertura del mejor postre.

¿Haber hecho una película tan difícil como Buried le da más confianza como actor?

Sí. Cualquier película me da más confianza, pero con Buried logré algo especial. Es como si me dieran la posibilidad de sacar una carta más del mazo. Me dio un arma extra para mi arsenal. Me encanta, pero la confianza se gana con cada película nueva. 

¿Pasó por alguna preparación específica para una cinta como Buried?

Sería maravilloso tener una historia romántica sobre mi preparación, pero no tuve ninguna. La experiencia de mi personaje era tan extraordinaria que no había nada que pudiera hacer realmente. En total fueron 17 días seguidos (de filmación), en Barcelona.

¿No sufrió claustrofobia teniendo que filmar adentro del ataúd?

Tuve algo de claustrofobia en el rodaje y después sentí todo lo contrario. Un ascensor me parecía la sala principal de una casa. Es una experiencia extraña, pero es cierto que tuve un par de ataques de pánico en el rodaje. No quiero quejarme demasiado, pero fue bastante duro.

¿No pensó en lo que pudo haberle pasado en una situación similar?

La aceptación, la negación, el miedo y el odio realmente lo sentí mucho después. Claro que en el guión ya existía algo así, pero son sentimientos muy difíciles de especificar en un libro. Se puede crear la historia, pero las reacciones siempre son distintas. Muchas veces, el director solamente hizo una toma y siguió con la siguiente. Fue bastante bravo y era su segunda película. Rodrigo Cortés es un cowboy moderno.



http://www.sigloxxi.com/vida.php?id=20536

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: