A girl like me

“Buried” vs. “127 Hours”

Posted on: 25 enero, 2011

 

 

“127 Hours” vs. “Buried”: Estamos enfocados en los incorrectos contendientes por los premios? 

Por Jeffrey M. Anderson   Posteado 17  Nov 2010

(…) Me gustan las dos películas, y yo estaría feliz de ver un duelo entre Ryan Reynolds y James Franco por los honores en actuación este año. Sin embargo, creo que ‘Buried’ es la mayor realización, pero ‘127 Hours’ va a disfrutar de más comentarios y atención (de los medios).

¿Por qué es esto? Cada película es difícil de vender. Los dos son historias claustrofóbicas, intensas que ponen a los espectadores ante una importante prueba de resistencia. (Algunos miembros del público se desmayaron en las proyecciones de “127 horas”.) Ambas muestran a un solo hombre que requieren un solo actor para interpretar la mayor parte de la película. Y ambas juegan con el más básico de los miedos humanos. Existen grandes diferencias, por supuesto, pero la diferencia clave es que “127 horas” es una película clase “A” y “Buried” es una película clase “B”, lo que significa que la primera está obligada a jugar con ciertas reglas y la segunda es libre de intentar cualquier cosa.

Esto no es una nueva condición. Considere que una copia de art-house de una película de acción de Hong Kong, “Crouching Tiger, Hidden Dragon” de Ang Lee, recibió más toneladas de atención y elogios, que uno genuino de ese mismo año, “Time and Tide” de Tsui Hark. O considere el mini-renacimiento mexicano de 2006, en donde una aburrida “Babel” fue nominada a la Mejor Película, y los emocionantes, vibrantes filmes de género “Pan’s Labyrinth” y “Children of Man” no lo fueron. Se trata del etiquetado y envasado.

Comencemos con el hecho de que “Buried” mantiene a su héroe, Paul Conroy (Reynolds), dentro de su ataúd de madera – sin excepciones – durante 90 minutos. En ”127 Hours”, Aron Ralson (Franco) llega a salir con algunas chicas lindas por un tiempo antes de quedar atrapado. Una vez allí, la cámara del director Danny Boyle está libre para vagar en cualquier lugar. Esto incluye fantasías y recuerdos, un viaje imaginado a una fiesta, o una vista aérea de todo el cañón, o incluso un “talk show”, en el que nuestro héroe se entrevista a sí mismo, completo hasta con risas de fondo. Es casi irónico que la ostentación de “127 Horas” encubre la simplicidad de su historia, mientras que la sencillez de “Buried” encubre la complejidad de su historia.

Es cierto que, “Buried” pide a los espectadores aceptar algunas ideas poco probables, como el hecho de que Paul puede girar en el interior del ataúd, o de que puede conseguir la recepción del teléfono celular, para que la historia funcione. Pero la clave de “Buried” es que en ella se establecen algunas reglas, y se adhiere a ellas. Paul está en un ataúd. Tiene una linterna, un teléfono celular, algunos palillos fluorescentes, una birome, y algunas pocas cosas más. Debe usar estas cosas y nada más para tratar de salir. Aron tiene mucho más equipamiento, y la frustración radica en el hecho de que -con todas esas cosas- aún no tiene algunas de las cosas que más necesita. Es un caso de minimalismo contra exceso.

“127 Hours” se basa en una historia real, y la película nunca permite olvidar ese hecho, hasta incluye imágenes del Aron real. Por lo tanto, la película se ve limitado por esta “verdad”. Es libre para inventar algunas cosas hasta cierto punto, pero los realizadores saben que su película se sostiene en el libro original y en el hombre real, y saben que no pueden aventurarse demasiado lejos. (Si Aron no sobrevive, no hay nadie para contar la historia, y por lo tanto, no hay película.) “Buried” es un guión original (de Chris Sparling), y de alguna manera se las arregla para crear el ritmo de un thriller sin el movimiento real de un thriller. Tiene un flujo y reflujo, con puntos de descanso y momentos de gran tensión. Cosas simples como la duración de la batería del teléfono celular, o recibir el correo de voz de alguien, o un visitante no deseado en el interior del ataúd, proveen todo el suspenso de una historia de detectives o una persecución de coches. Casi cualquier cosa puede suceder.

Por último, y esto es quizás lo más importante: “127 Hours” es optimista y “Buried” es cínica. Esto por sí solo no hace que una sea mejor que la otra, pero en el contexto de la idea de “un-hombre-atrapado”, “Buried” es mucho más aguda, con un final más convincente, mientras que “127 Hours” tiene más bien un dilatado final y epílogo, básicamente construido y subrayando el heroísmo de Aron. El final de “Buried” se las arregla para decir algo acerca de una situación jodida en el mundo, y “127 Hours” dice algo sólo acerca del temple de un hombre.

Como he dicho, admiro las dos películas, pero a medida que se acerca la temporada de premios, creo que sería justo pedir a los críticos y a los votantes que miren y comparen ambas (películas) antes de asumir automáticamente que la ostentosa y optimista es mejor que la humilde y cínica.

 

“127 Hours” vs. “Buried”: Are We Focused on the Wrong Awards Contenders?

By Jeffrey M. Anderson   Posted Nov 17th 2010

(…) I like both movies, and I’d be happy to see a showdown between Ryan Reynolds and James Franco for acting honors this year. However, I think ‘Buried’ is the greater accomplishment, but that ‘127 Hours’ will enjoy greater buzz and attention.

Why is this? Each movie is a very tough sell. They’re both claustrophobic, intense stories that put viewers through a serious endurance test. (Some audience members have reportedly passed out at screenings of ‘127 Hours’.) They’re both one-man shows that require a single actor to play the majority of the film by himself. And they both play upon the most basic of human fears. There are major differences, of course, but the key difference is that ‘127 Hours’ is an “A” movie and ‘Buried’ is a “B” movie, which means that the former is obliged to play by certain rules and the later is free to try anything.

This is hardly a new condition. Consider that an art-house copy of a Hong Kong action film, Ang Lee’s “Crouching Tiger, Hidden Dragon”, received tons more attention and accolades than a genuine one from the same year, Tsui Hark’s ‘Time and Tide’. Or consider the mini-Mexican renaissance of 2006, wherein the dull ‘Babel’ was nominated for Best Picture, and the vibrant, exciting genre films “Pan’s Labyrinth” and “Children of Man” were not. It’s all about labeling and packaging.

Let’s start with the fact that ‘Buried’ keeps its hero, Paul Conroy (Reynolds), inside his wooden coffin — no exceptions — for 90 minutes. In ‘127 Hours’, Aron Ralson (Franco) gets to hang out with some cute girls for a while before he gets trapped. Once there, director Danny Boyle’s camera is free to roam just about anywhere. This includes fantasies and flashbacks, an imagined trip to a party, or an aerial view of the entire canyon, or even a “talk show,” in which our hero interviews himself, complete with a laugh track. It’s almost ironic that the flashiness of ‘127 Hours’ covers up the simplicity of its story, while the simplicity of ‘Buried’ covers up the complexity of its story.

Admittedly, ‘Buried’ asks viewers to give into a few unlikely ideas, such as the fact that Paul can turn himself around inside the coffin, or that he can get cell phone reception, before the story works. But the key to ‘Buried’ is that it sets up these few rules and sticks to them. Paul is in a coffin. He has a flashlight, a cell phone, some glow sticks, a pen, and a few other items. He must use these things and nothing else to try to get out. Aron has a lot more in the way of equipment, and the frustration lies in the fact that — with all that stuff — he still doesn’t have some of the things he needs most. It’s a case of minimalism versus excess.

‘127 Hours’ is based on a true story, and the movie never lets you forget that fact, up to and including footage of the real Aron. Hence, the movie is limited by this “truth.” It’s free to invent some things up to a point, but the filmmakers know that their film will be held up to both the source book and the real guy, and they know they can’t venture too far. (If Aron doesn’t survive, there’s no one to tell the story, and hence, no movie.) ‘Buried’ is an original screenplay (by Chris Sparling), and somehow manages to create the rhythms of a thriller without the actual movement of a thriller. It has an ebb and flow, with rest points and moments of great tension. Simple things like the battery life of the cell phone, or getting someone’s voicemail, or an unwanted visitor inside the coffin, provide all the suspense of a detective story or a car chase. Almost anything can happen.

Finally, and this is perhaps the most important thing: ‘127 Hours’ is hopeful and ‘Buried’ is cynical. This alone does not make one better than the other, but in the context of the “one-man-trapped” idea, ‘Buried’ has a much sharper, more immediately satisfying ending, while ‘127 Hours’ has a rather drawn-out ending and epilogue, basically building up and underlining Aron’s heroism seven ways from Sunday. The ending of ‘Buried’ manages to say something about a screwed-up situation in the world, and ‘127 Hours’ says something only about the mettle of one man.

Like I said, I do admire both movies, but as awards season approaches, I think it would be fair to ask critics and voters to look at and compare both before automatically assuming that the flashy, hopeful one is better than the small, cynical one.

 

Source: http://blog.moviefone.com/2010/11/17/127-hours-awards-contender/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: