A girl like me

“Por qué estoy obsesionado con Ryan Reynolds” por Ryan Reynolds (Parte II) / “Why I’m obsessed with Ryan Reynolds” by Ryan Reynolds (Part II)

Posted on: 23 junio, 2011


Photo: Best Life Magazine (2005)

<<< extracto del artículo publicado en la revista Entertainment Weekly de junio 2011 >>>

Es un campeón caminando, hablando con gran confianza con un secreto vergonzoso.

Es impactante saber que Reynolds no es el hombre sexualmente talentoso que ha sido retratado en el cine, en las entrevistas, y en los especiales para niños en televisión. En el fondo se sabe que su arrogancia es inseguridad disfrazada de confianza. Una de sus primeras incursiones en el mundo mística y desconcertante del sexo opuesto, dejó una impresión duradera en Reynolds y alimentaría la elección de su carrera y las estrategias para futuras citas.

Estaba en el 8vo. grado. Entró en su nueva escuela y la vio… Fiona Gorchinsky – una morena chica atlética, seis casilleros abajo. Ella era 30 centímetrosmás alta que Reynolds, popular, e inaccesible por completo. Reynolds pasó la mayor parte del año viviendo en un imaginario mundo de ensueño con sabor a Fiona Gorchinsky. (…)
Más vergonzoso: tomó el autobús público equivocado al final de cada día de escuela con la esperanza de que pudiera reunir el valor para sentarse a su lado, posiblemente entablar una suave y premeditada conversación. En el final de la primavera se puso en contacto. Después de unos 45 minutos de viaje en la dirección equivocada, se levantó, se sentó junto a Fiona, y milagrosamente comenzaron a salir las palabras de su boca. Fue extrañamente sin esfuerzo. No hubo sudor vergonzante o torpezas, sólo una agradable conversación y una conexión inocentes.

(…) Decidió que sería una buena idea salir del autobús (…) En un movimiento sumamente vano y peligroso, decidió volver la mirada hacia Fiona Gorchinsky con lo que sólo podría calificarse como el más frívolo intento del mundo de una mirada ardiente. Sus ojos bizquearon por alguna razón. (…) El sudor vergonzante apareció. La sequedad en la boca. Toda la sangre en su cuerpo rápidamente se trasladó a sus orejas. Al bajar del autobús, las puertas se cerraron. Pero no se cerraron del todo, porque Reynolds había olvidado la mochila de gran tamaño que sobresalía60 centímetrosde su columna vertebral. Estaba atrapado en el lado de un autobús / la cárcel / la fábrica de vergüenza en movimiento (…). Él quedó atrapado como un insecto entre pinzas, y entró en pánico. Corriendo torpemente al lado del vehículo, sus gritos aterrados se podían oír por varias cuadras. Después de sólo unos pocos metros, las puertas se abrieron de nuevo, liberándolo. Irónicamente, sin embargo, no sentía nada parecido a la liberación. Reynolds hubiera preferido caerse sobre los pezones por el rápido movimiento del pavimento

(…) Pasarían dos años antes de que Reynolds pudiera hablar con esa chica otra vez. Y cinco años completos antes de que pudiera hablar con un autobús. Una lección de vida permanente ha quedado grabada en la psiquis de Reynolds: Nunca… jamás… llevar una mochila al bajar de un autobús después de mirar a Fiona Gorchinsky como una mula con daño cerebral.


<<< excerpt of the article published on Entertainment Weekly magazine June 2011 >>>

He’s a walking, talking, fire-breathing champion of fake confidence with an embarrassing secret.

It’s shocking to learn that reynolds is not the cocksman he’s portrayed in film, interviews, and televised children’s specials. Deep down be knows his swagger is just insecurity masquerading as confidence. One of his first forays into the mystical and perplexing world of the opposite sex made a lasting impression on reynolds and would fuel his future career choices and dating strategies.

It was eight grade. He entered his new school and saw her… Fiona Gorchinsky – a brunet, athletic girl, six lockers down. She was a foot taller than Reynolds, popular, and utterly unapproachabble. Reynolds spent the better part of the year living in an imaginary Fiona Gorchinsky-flavored dreamworld. (…)

More embarrassingly: he took the wrong public bus home at the end of each school day hoping he might muster the nerve to sit next to her, possibly striking up a suave, premeditated conversation. In the late spring he made contact. After a good 45 minutes of traveling in the wrong direction, he got up, sat down next to Fiona, and miraculously began forcing words from his mouth. It was oddly effortless. There was no flop sweat or fumbling, just a nice conversation and innocent connection.

(…) he decided it would be a good idea to get off the bus (…) In a grossly vain and dangerous move, he decided to look back at Fiona Gorchinsky with what could only be categorized as the world’s lamest attempt at a smoldering gaze. His eyes squinted for no good reason (…) The flop sweat appeared. The dry mouth. All the blood in his body quickly relocated to his ears. As he stepped off the bus, the doors closed. But they didn’t close all the way, because Reynolds had forgotten to factor in the oversize backpack jutting out two feet from his spine. He was trapped on the side of a moving bus/prison/shame factory (…). He was pinned like a bug caught in pincers, and he panicked. Awkwardly running alongside, he let out terrified screams that could be heard for blocks. After only a few feet, the doors opened again, freeing him. Ironically, though, it felt nothing like liberation. Reynolds would have much preferred to be ground down to his nipples by rapidly moving pavement.

(…) It would be two years before Reynolds could talk to that girl again. And five full years before he could talk to a bus. A permanent life lesson burned into reynolds’ psyche: Never… ever… wear a backpack while getting off a bus after staring at Fiona Gorchinsky like a brain-damaged mule.

 

Source: Entertainment Weekly

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: